La formación en PYMES: el gran dilema

Mi segundo post quiero dirigirlo hacia la importancia de formarse. Soy un fanático de la formación. Prácticamente me formo a diario y es algo que las empresas deberían aplicar en su estrategia.

Trataré de ser lo más breve posible y que os lleve a reflexionar sobre la temática.

¡Vamos a ello!

Primero de todo, analicemos el entorno

El mundo de la empresa y el emprendimiento vive en constante movimiento. Todo cambia muy rápido y es muy sencillo quedarte obsoleto si no tomas acción.

Muchas empresas han sido reacias a la formación. Piensan que están bien como están y esto de formar a sus directivos y resto del equipo es perder el tiempo. ¿Eres una de ellas? Espero que no.

Lo que no saben es que aunque hoy su empresa tenga buenos resultados puede que mañana no; sin saber por qué, o lo que es peor: echar la culpa a parte de su equipo. Echar la culpa al que tienes al lado es una bonita excusa para disipar tu responsabilidad.

Está claro que formarse no garantiza buenos resultados, ya que los resultados del negocio depende de factores como el mercado, el producto, la planificación, la comunicación, la distribución, entre muchas otras variables; pero sí propicia a tener un equipo competente y motivado.

Al final la empresa lo forman personas, y los responsables de gestionar a esas personas tienen la obligación de hacerles sentir importantes dentro de la entidad.

La realidad que hoy estamos viviendo en cuestión del personal es muy diferente a la de hace unas décadas.

Hace 20 o 30 años las cosas eran diferentes. Difícilmente cambiabas tantas veces de puestos de trabajo, se buscaba mucho más una estabilidad a pesar de no estar a gusto allí… Ahora:

  • Las plantillas se están rejuveneciendo: son más inconformistas, les importa mucho su tiempo de ocio, tienen hijos más tarde, etc. Sus necesidades van más allá de llegar a fin de mes.
  • El talento se va moviendo continuamente. Quieren vivir experiencias en otras empresas una vez se estancan en la que están actualmente.
  • No se incentiva solo con dinero, buscan flexibilidad, conciliación laboral y familiar, buen ambiente laboral, crecer como profesionales, buscando ascensos y adquiriendo nuevas competencias.

Un objetivo clave: la retención de talento

Analizado la actual situación de los RRHH en una empresa, vamos a abarcar uno de los objetivos más importantes de la empresa a nivel de personas: retener el talento.

Esto tiene una fácil comparación con las relaciones en pareja.

Cuando te deja tienes que buscar a otra, empezando desde cero, dedicando mucho más tiempo en conoceros y ver si de verdad sois compatibles. ¿A que da pereza? Más cuando tienes mil cosas que hacer.

Creo que en esto todos y todas estamos de acuerdo. Tiene su lógica.

Yo no contrataría a alguien que en unos meses se vaya ya que supone un coste para la empresa tanto de dinero como de tiempo invertido en esa persona. Eso sin contar en el coste de reemplazarle.

Hay que buscar un win-win, donde ambas partes ganen:

  • La empresa: “si yo invierto en esa persona tengo mayor probabilidad de retenerle”
  • El empleado/a: “quiero estabilidad y evolucionar profesionalmente; si lo consigo en esta empresa mejor”

Esa evolución nunca sería posible sin un plan de formación. Y aquí tiro piedras a mi propio tejado ya que no tienes por qué recurrir a una empresa externa. También se recurre a formación interna, donde el personal con más experiencia sea quién enseñe al resto del equipo.

Todo depende de las necesidades de la empresa. En saber diagnosticar qué carencias formativas tienen los diferentes componentes del equipo y actuar sobre ellas.

En qué nos formamos

Has elegido formarte, ahora toca saber en qué ámbito.

Claro está que puedes formarte en muchas disciplinas, desde una formación específica en tu sector hasta idiomas o formación transversal como el propio marketing, es decir, válido para adquirir competencias en cualquier tipo de empresas.

Aquí habrá que tener muy en cuenta el coste de oportunidad, siendo muy selectivo a la hora de formar al equipo y teniendo que rechazar otras ofertas formativas por elegir la que piensas que más se adapta a las necesidades de la empresa.

Si te interesa todo esto, puedes leer estos 2 posts donde hablo acerca de la formación en marketing B2B y sobre formación bonificada, siendo de gran interés el primero por tratarse de una temática específica y difícil de encontrar y el segundo por el atractivo que tiene al poder formarte a coste cero a través de deducciones en la cuota de la seguridad social.

Espero que te haya servido para decantarte por formarte, sea la temática que sea y con quien sea, porque más que nunca necesitamos empresas competitivas en un mercado en plena recuperación por el Covid-19.

Recuerda que puedes encontrarme, seguirme o hablarme por redes sociales y email o escribir un comentario en el mismo post.

Te leo en comentarios y nos vemos en un nuevo post.

Un saludo.

CEO de Marketing Planner 360

«Democratizando la formación de marketing para PYMES»

— Javier Pascual Soler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad